martes, 16 de abril de 2013

DIVULGACIÓN | Agua



¿Tienes sed y calor? ¿Qué tal un zumo? Pon un poco de concentrado de naranja en un vaso y acaba de llenarlo con agua del grifo. Pero, espera un momento, ¿Cómo entró el agua en el grifo y por qué no hay peligro al beberla?
Para contestar hemos de empezar en medio del mar, donde el sol brilla con fuerza sobre el océano. La energía de los rayos solares hace que parte del agua se evapore y se convierta en gas, o vapor. La sal y otras materias que hay disueltas en el mar no se evaporan, por ello el vapor de agua es puro.
Cuando este vapor se eleva, se reúne y forma nueves. Las nubes se deslizan por el cielo hasta llegar a la tierra. Entonces se enfrían y las partículas de vapor se unen para formar gotas de lluvia.
Ya en tierra, el agua de lluvia se filtra a través del suelo y las rocas y forma arroyos y ríos. En los valles pluviales profundos se construyen presas para hacer pantanos. El agua de estos pantanos es filtrada para eliminar impurezas. Ahora el agua se ve limpia, pero hay gérmenes en ella que pueden hacer que sea peligroso beberla. Por ello se le añaden pequeñas cantidades de un producto químico llamado cloro que mata esos gérmenes.
Por fin, se bombea el agua hasta unas altas torres. Desde aquí corre por las conducciones hasta tu calle y llega a tu casa por los grifos.
El agua que estás bebiendo pronto saldrá de tu cuerpo y se irá por el desagüe hasta las alcantarillas. Desde allí puede que vaya al mar. De forma que puede que un día bebas el mismo vaso de agua otra vez.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)