martes, 2 de abril de 2013

DIVULGACIÓN | Las naves del desierto



Reina un silencio absoluto, interrumpido tan solo por el tintineo de un arnés agitado por el viento y por el rítmico crujido de la arena que produce el caminar de los grandes animales. La arena se extiende hasta perderse de vista. No hay camino ni pista que seguir, pero la procesión de camellos avanza sin vacilar por la desnuda inmensidad del desierto.
Estas procesiones de camellos que transportan mercancías se denominan caravanas. Aunque actualmente para cruzar ciertas zonas del desierto se utilizan vehículos todo terreno y avionetas, las caravanas son todavía espectáculo común en muchos lugares.
El camello es un animal muy adecuado para transitar por el desierto. En primer lugar, porque posee unas pezuñas anchas y planas que no se hunden en la arena, y en segundo, porque puede pasar varios días sin beber, utilizando para subsistir la reserva de grasa y líquido almacenados en la joroba. Si comúnmente el desierto se define como un “vasto océano de arena”, no es de extrañar que a los camellos se les llame “naves del desierto”. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)