martes, 1 de octubre de 2013

DIVULGACIÓN | Dinosaurios gigantes

Fuente Imagen | Banco Imágenes INTEF
Cuando abría la boca, el dinosaurio alosauro podía tragarse enteros los animales pequeños. Por esto, muchos dinosaurios se dotaron de una armadura para protegerse de unos animales de presa tan fieros.
El Stegosaurus era otro gigante con el que más valía no enfrentarse. Tenía en la cola unos pinchos enormes, con los que desgarraba a sus atacantes.
Los Polacanthus tenían una doble hilera de pinchos.
El tricerátops también podía defenderse perfectamente. Sus dos cuernos mayores tenían casi un metro de largo.
Una persona podría haber pasado andando por debajo de un brontosaurio sin que su cabeza llegar a rozar el vientre del poderoso animal. El brontosaurio era tan largo como cuatro elefantes en hilera. ¡Y el braquiosaurio era como cinco elefantes!
Los científicos no conocen muy bien la vida que llevaban los braquiosauros. Tal vez vagaban en manadas por las llanuras. Quizás utilizaban sus largos cuellos para alcanzar las hojas tiernas y los brotes de las copas de los árboles, como hacen las jirafas. Tal vez eran tan grandes que los carnívoros no se atrevían a atacarlos. Pero nadie lo sabe.


2 comentarios :

Hay tanta información que no sabemos pero bastante más que procesar. Contaré estos detalles a mis peques, que estamos trabajando los dinosaurios. 1 saludo.

Muy buena información. Gracias por compartirla. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)