lunes, 11 de noviembre de 2013

ARTÍCULO | Cuando los miedos y las manías se convierten en un problema

Fuente Imagen | etsonrisas.blogspot.com

Los miedos y las manías, al ser relativamente frecuentes en la infancia, son una fuente de preocupación para los padres y docentes, que a menudo se preguntan si el comportamiento del niño es normal o hay que tratarlo para que no desemboque a un mal mayor.

A veces es complicado determinar si estamos ante un problema o se trata de una etapa más del desarrollo del niño. El cuadro adjunto recoge los criterios que debemos tener en cuenta para saber si estamos ante un caso que necesita una atención especial.

En caso de que no se cumplan estos criterios, no es necesaria una intervención, pero sí podemos ayudar al niño a que disminuya la frecuencia o intensidad de aparición de las manías. En el cuarto capítulo se dan algunas indicaciones útiles.

Aunque es poco frecuente, los miedos y las manías, cuando no se solucionan bien y a tiempo, pueden desembocar en problemas o transtorno más serios, como las fobias, la ansiedad por separación, el transtorno de pánico y el trastorno obsesivo compulsivo.

MIEDOS
MANÍAS
·      Se prolongan en le tiempo
·      Provocan gran intensidad en la respuesta.
·      Causan malestar en el niño que los sufre.
·      Interfieren en sus actividades diarias.
·      Tienen duración e intensidad elevadas.
·      Causan malestar en el niño que las manifiesta.
·      Le provocan algún mal físico.
·      Interfieren en sus actividades diarias.
·      Los compañeros le menosprecian por ellas.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)