lunes, 9 de diciembre de 2013

ARTÍCULO | El desarrollo del cerebro y la estimulación


Imaginemos que en el cerebro de un bebé hay millones de pequeñas neuronas (células nerviosas del cerebro) esperando a que se les asigne un trabajo a cada una. Cuando una madre canta una nana a su hijo mientras le sostiene contra su pecho, está poniendo en marcha esa distribución del trabajo; una neurona se conecta a la otra y así sucesivamente, formando una red neuronal.

Con la estimulación del mundo que rodea al bebé –luz, sonidos, olores, voces- y la que ofrecen los padres, su red neuronal se volverá cada vez más compleja. Cuantas más experiencias viva, más sólidas serán sus conexiones sinápticas, es decir, las relaciones que tienen que establecer las neuronas para que el bebé desarrolle sus capacidades. Las que no se ejercitan se atrofian. Mientras el cerebro del niño va creciendo, se operan cambios en su capacidad de aprendizaje y en el conocimiento de sí mismo. Si la comida es el alimento para el desarrollo físico, las experiencias lo son para el desarrollo del cerebro.

El papel de los padres es fundamental para proporcionar experiencias a su hijo. Si le acercan un móvil para que lo mire y toque, si le cantan una canción para que la escuche o se mueva, facilitan el establecimiento de nuevas conexiones. Todas las experiencias actúan sobre su desarrollo integral. 

FUENTE | El manual de Supernanny. Ed: El Pais, 2007

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)