martes, 21 de enero de 2014

DIVULGACIÓN | Una casa para todo el año

Fuente Imagen | Banco Imágenes INTEF
Secos y calurosos son los días de verano, tibios y lluviosos, los de la primavera; en otoño, refresca y sopla el viento; en invierno, nieva y hace mucho frío. ¿Es posible construir una casa que resulte cómoda en todas las estaciones y resista bien a tantos cambios de tiempo?
En ciertas zonas del planeta, la alternancia de estaciones determina variaciones de clima a lo largo del año. Por este motivo, sus habitantes tienen que construir las casas con materiales adecuados para las distintas estaciones.

La madera, la piedra, el ladrillo y el cemento resisten bien la nieve, la lluvia, el viento y el sol. Para calentar las casas en invierno, se instalan estufas, chimeneas y calefacción central, mientras que ventanas, ventiladores y aparatos de aire acondicionado contribuyen a que las casas se mantengan frescas cuando empieza a hacer calor. Las persianas y los postigos, además de proteger del sol, impiden que en invierno penetre el frío. Detalle importante es que las paredes sean gruesas y sólidas, ya que del mismo modo que en verano conservan fresca la casa, en invierno la aíslan del frío. Hoy en día las paredes gruesas ya no son imprescindibles si en el momento de la construcción se emplean materiales aislantes sintéticos. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)