martes, 25 de febrero de 2014

DIVULGACIÓN | Puentes sobre el agua

Fuente Imagen | Banco imágenes INTEF
Supón que estás en una orilla de un río y quieres pasar al otro lado ¿Cómo puedes hacerlo sin mojarte los pies o ahogarte Hay tres maneras de solucionar tu problema.
Si el río es lo bastante estrello y estás en forma y lleno de energía ¡salta!
Si alguien ha dejado un bote a tu lado del río, puedes remar hasta el otro lado.
Pero si realmente quieres estar seguro de alcanzar la otra orilla del río sano y seco, tiende un puente. Hace miles de años, la gente talaba un árbol en una orilla del río y andaba sobre el tronco hasta llegar a la otra, o colocaba piedras grandes y planas a través del agua. En las junglas de Sudamérica aún se hacen puentes con las lianas y enredaderas que crecen en estas tierras.
Los antiguos romanos construyeron numerosos puentes de piedra. Muchos de ellos aún se utilizan hoy y se siguen construyendo otros de la misma manera.
Para empezar, los constructores levantaban sólidas columnas o pilares a cada lado de un arco. Luego hacen una fuerte estructura en madera y colocan sobre ella piedras que forman la parte más ancha arriba. La última piedra, que encaja en el centro del arco, se llama piedra angular y una vez colocada en su sitio puede retirarse el armazón de madera.

El arco permanecerá firme en su sitio porque cada piedra presiona contra la siguiente y así se sujetan mutuamente. 


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)