lunes, 24 de marzo de 2014

ARTÍCULO | ¿Por qué es importante el juego para los niños?

Fuente Imagen | Banco de Imágenes INTEF
Es una de las actividades a las que más tiempo dedican y tiene un papel decisivo en el desarrollo de los más pequeños. Pero las actividades lúdicas en nuestra sociedad no sólo se limitan a la edad infantil. En la edad adulta el juego sigue desempeñando un papel importante, como demuestra la gran cantidad de adeptos que tienen las actividades deportivas.

Algunas de las características que hacen del juego una actividad fundamental para el desarrollo de los niños son:
  • Es su principal forma de comunicación. 
  • Les aporta las primeras experiencias perceptivas que influyen en el desarrollo de los sentidos de la vista, el tacto y el oído. 
  • Les enseña a coordinar los distintos movimientos de las partes del cuerpo para conseguir un objetivo. Por ejemplo desarrollar la coordinación visomotora y psicomotriz (los ojos miran a donde se dirige la mano para coger un muñeco) y, por tanto, también desarrolla su inteligencia. 
  • Gracias al juego aprenden a focalizar su atención y su concentración. 
  • Potencian su autonomía. 
  • Facilita la aparición y el progreso de actividades físicas y destrezas motoras como saltar, lanzar, agarrar, trepar o balancearse. 
  • Es decisivo en la evolución del lenguaje. 
  • Resulta divertido, centra la energía física en la actividad, y ayuda a descargar agresividad y tensión. Es por tanto, una tarea liberadora. 
  • Constituye la principal manera de desarrollar la inteligencia y la creatividad. 
  • Es una actividad social, una de las primeras que utilizan para relacionarse con otros niños. A través del juego aprenden a cooperar, negociar, competir, asumir unas reglas, esperar el turno, tolerar, respetar y, cómo no, ganar y perder. 
  • Les permite conocer sus habilidades y sus limitaciones, lo que les lleva a desarrollar una sana autoestima y a aprender a expresar sus emociones. 
  • Pone de manifiesto las preferencias e intereses de los niños que, poco a poco, van influyendo en su forma de ser y en su personalidad. 
  • Influye en el aprendizaje de la toma de decisiones y de la resolución de problemas. Al crear estrategias, los niños ven las diferentes opciones que se les presentan y practican para elegir la que les resulte más apropiadas. 
  • Es una forma de aprender los roles culturales, los valores, las normas sociales y las relaciones con el mundo de los adultos. También de conocer el medio, los animales, los objetos, etc.
FUENTE | El manual de Supernanny. Ed: El Pais, 2007

1 comentarios :

Completamente de acuerdo contigo, Óscar. Una muy buena entrada :)

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)