jueves, 27 de marzo de 2014

DIVULGACIÓN | La astronomía actual

Fuente Imagen | Wikipedia.org
La mayoría de los astros emiten energía en forma de luz y de ondas de radio. Casi todos ellos emiten, además, otra clase de radiaciones. La mayor parte de los cuerpos que hay en el espacio emiten ondas de calor, que reciben el nombre de radiación infrarroja. Pero la atmósfera terrestre absorbe una gran parte de la radiación infrarroja. Por este motivo, los telescopios destinados a captar dicha radiación deben situarse en la cima de una montaña. Ahora bien, como todos los elementos de la Tierra, incluido el aire, emiten calor, la débil radiación infrarroja procedente del espacio se confunde con la que emite nuestra planeta.
Por ello, conviene situar los telescopios por encima de la atmósfera terrestre, esto es, a bordo de un satélite, por su propio calor, también emite radiación infrarroja; por lo tanto, para que el telescopio funcione a la perfección, es preciso que descienda la temperatura del satélite, lo cual se consigue enfriándolo con gas helado.

Los astros emiten asimismo rayos X. Nuestra atmósfera absorbe también gran parte de esta radiación. Por eso los telescopios destinados a detectarla deben igualmente instalarse en satélites situados en el espacio.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)