jueves, 13 de marzo de 2014

DIVULGACIÓN | Partir el uno

El número uno es el más pequeño de todos los números con los que contamos. Pero en realidad no es el más pequeño de todos los números.
Porque, ¿sabes?, el número uno puede ser partido, o dividido, en números más pequeños llamadas fracciones. Puedes dividir el número uno en dos partes iguales llamadas mitades. Puedes dividirlo en tres partes, llamadas tercios. Puedes dividirlo en cuatro partes, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez y así sucesivamente. Puedes dividirlo en cien partes, llamadas centésimas. Puedes dividirlo en miles de milésimas, ¡e incluso en millones de millonésimas!
¿Cuál es entonces el número realmente más pequeño? ¿Una millonésima?

No, porque incluso una millonésima puede ser dividida en partes más pequeñas. Una millonésima puede ser dividida en mitades, en tercios, décimas, centésimas… e incluso millonésimas también. Del mismo modo que no existe el número más grande, tampoco existe el número más pequeño. Cada número puede ser dividido en fracciones o partes más pequeñas. Cada fracción puede ser dividida a su vez en otras fracciones más pequeñas. Y esas fracciones pueden volver a ser divididas. Así que, al igual que los números pueden crecer hasta el infinito, también pueden hacerse infinitamente pequeños. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)