lunes, 3 de marzo de 2014

TESOROS DE LA EDUCACIÓN | La evolución de la educación desde 1966 hasta la actualidad.


Seguimos en tiempos convulsos para la educación, donde todavía nuestros políticos no se ponen de acuerdo para crear un pacto educativo que saque realmente adelante a nuestros niños. Hoy en “Tesoros de la educación” vamos a viajar al pasado. Ya sabéis que es una de las máximas de esta sección de “La Eduteca”, pero hoy lo vamos a hacer de una forma muy especial.

Haciendo este artículo, me he sorprendido yo mismo de cuanto ha cambiado no sólo la educación, si no nuestra forma de ver la vida… la sociedad ha evolucionado. Las sociedades son realidades dinámicas, cambiantes, en continua evolución y la española sin duda es un claro ejemplo.

Haremos un repaso por la educación, de nuestros libros de antes y de los de ahora. Para ello he elegido un tema, común en todos los libros de nuestros alumnos de 1º de Primaria: la familia.


Estos libros son de 1966. Su autora es Begoña Bilbao y está editado por Hijos de Santiago y Rodríguez (Bilbao). Como veis tengo tanto el de primer curso como el de segundo que hoy día se corresponderían con los de 1º de Primaria y 2º de Primaria. La diferencia, veréis ahora, es abismal. ¿Hemos ablandado los contenidos educativos? ¿Qué ha cambiado en estos casi 50 años?

Como he dicho, a través del tema de “La familia” quiero que compartamos juntos este paseo por los libros de texto. Pero antes, me gustaría hacer un análisis de estos dos libros, que seguro alguno de vosotros, usó en su momento.

Según la autora estos libros están dirigidos a alumnos que acababan “justamente de aprender a leer y escribir”. Se trata de un libro que, al verlo, nos damos cuenta de que pretende básicamente ajustarse a los criterios de la época para el curso según los Cuestionarios oficiales que decían algo así como:

“Las actividades y nociones de la escritura, lectura y lenguaje deben estar en estrecha conexión. Las nociones, en este primer curso serán sólo aquellas que se desprenden de los diversos ejercicios sobre lenguaje". 

El método de aplicación es sencillo. En primer lugar se debía llevar a cabo una observación directa enseñando a reflexionar al alumnado, y en esto se hacía bastante hincapié porque en la presentación para los niños se les pedía eso REFLEXIONAR.

La conversación también jugaba un papel importante. ¿No os parece que hoy día la conversación se ha relegado a un segundo plano? Muchas veces por tiempo, vagueza o miedo a que nuestra clase se vaya de las manos no conversamos con el alumnado, no dejamos que hablen, sugieran… este libro trataba de evocar ideas y a partir de esas ideas generar palabras que se explicaban “por el uso”.

Una cosa que me ha llamado poderosamente la atención de este libro ha sido cómo enseñaban el vocabulario asociando palabras conocidas para emplear otras nuevas y hacerlas pasar de un vocabulario pasivo (palabras conocidas pero no utilizadas) a un vocabulario más activo (palabras que responden de forma mucho más espontánea a la llamada del pensamiento).

Clic para ampliar
Si nos fijamos en el tema de “La familia” de 1966 y en el de 2014, la diferencia es abismal. Obviamente se nota que la evolución gráfica, cómo la informática y los sistemas de edición han mejorado con creces.

No cambia esa imagen inicial que presenta el tema, esa escena de familia. Pero la lectura que acompaña a la ilustración de nuestro libro de 1966 nos deja ver con ese “Mi padre trabaja mucho. Mi madre trabaja en las cosas de casa”, que la sociedad afortunadamente ha cambiado (y mucho).


Mención aparte el ejercicio en el que se les inculcaba a los niños la obediencia y el respeto por sus mayores y familiares, cosa que hoy día se da por hecho y no encontramos ni rastro en los libros actuales. Eran las cosas de la época.


Pero llama poderosamente la atención como en este ejercicio y en sus ilustraciones, la ama de casa y el papel que jugaban las mujeres en las familias hace que hoy día quede casi lejano (y digo casi, porque todavía nos queda por avanzar en este sentido). Esa mamá planchando, cosiendo, haciendo la comida o fregando… el ejercicio habla por sí solo. Paradójico es que pusiesen un ejercicio de ese tipo, y en el texto de abajo llama la atención ese "Todos nos queremos muchos y nos ayudamos unos a otros".


Hoy día las cosas han cambiado. Se busca más interacción del alumnado en los ejercicios y también, (no sé si esto es malo o bueno) se busca que participe más lo que es el desarrollo del propio libro a través de actividades escritas. Esto se contrapone mucho con ese diálogo que buscaban los libros de antaño como el que hoy estamos presentando.

Libro actual tratando el tema de la familia | Santillana


Lo que no vamos a encontrar en un libro de lenguaje es un tema como este… la Iglesia, presente en todos lados en los libros de texto de aquellas escuelas y donde los niños debían portarse bien en misa.


Óscar Alonso


BIBLIOGRAFÍA 
Mi libro de lenguaje, Begoña Bilbao, 1966.
Conocimiento del Medio 1, Santillana. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)