martes, 3 de junio de 2014

DIVULGACIÓN | La habitación llena de oro

Fuente Imagen | Wikipedia.org
Parecía una lucha desigual. Por un lado miles de guerreros: por otro, sólo 180 soldados españoles. Pero vencieron los soldados.
Habían llegado a Perú en 1532, en busca de fortuna. Eran soldados pero también codiciaban el oro. Además, tenían armas de fuego y caballos. Los naturales del Perú –los incas- nunca habían visto aquellas cosas. Estaban horrorizados y huyeron.
Pizarro, capitán de los españoles, estaba encantado con la victoria. No había muerto ni uno solo de sus soldados. El Inca –o rey-, llamado Atahualpa, había sido capturado y apresado.
Pizarro llegó a simpatizar con Atahualpa. Éste le ofreció un rescate a cambio de su libertad: “Si me dejas libre, llenaré de oro esta habitación y plata de otra el doble de grande”. Pizarro aceptó el ofrecimiento, y empezaron a llegar el oro y la plata. Pero antes de que se cumpliera el rescate, Pizarro cambió de opinión. Repartió el botín y mandó ejecutar a Atahualpa, proclamando a su hermano Túpac Hualpa como rey, que más tarde murió envenenado.

Durante los años siguientes, los españoles, mejor armados que los indígenas, impusieron una nueva cultura, poniendo fin en gran parte a la cultura del imperio Inca. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)