lunes, 7 de julio de 2014

ARTÍCULO | El insomnio infantil


El insomnio infantil es un trastorno que se caracteriza por la dificultad del niñoi para dormirse solo, los despertares frecuentes por la noche con dificultad paa conciliar el sueño de nuevo sin ayuda, el sueño superficial y la disminución de su duración.

Existen dos causas fundamentales: los malos hábitos y los problemas psicológicos debidos a acontecimientos como un cambio de casa, el nacimiento de un hermano oun viaje. Sólo 2 de cada 100 niños sufren insomnio por problemas psicológicos. En el 98% de los casos el trastorno se debe a los malos hábitos. Los expertos señalan que un niño de un año que no sea capaz de dormir sin interrupciones durante toda la noche -unas ocho horas- debe ser reeducado o estimulado para conseguirlo. No se nace sabiendo dormir, se aprende. Hay que enseñar a dormir al niño por sus propios medios.

El insomnio que sufren los adultos no es igual que el infantil, sobre todo en lo referente a las causas del trastorno. Los factores decisivos en el caso de los adultos son el estrés y la mala praxis del momento de acostarse. Este último factor proviene, en la mayoría de los casos, de los malos hábitos en la infancia. Si un niño aprende a dormir solo, se reduce la probabilidad de que se convierta en un adulto insomne.

En la CIE-10 (Clasificación Internacional de las Enfermedades, décima y última versión hasta la fecha) s diferencia el insomnio debido a causas orgánicas del insomnio motivado por malos hábitos, ya que los tratamientos en ambos casos varían. También se distinguen varios tipos de insomnio en función del momento en que se produce:
  • De conciliación: al inicio de la noche. 
  • De mantenimiento: despertares frecuentes durante la noche. 
  • Terminal: al final de la noche. 
La actuación en cada caso es diferente. No es lo mismo un niño que tarda horas en dormirse, pero que después duerme toda la noche, que aquel que se despierta varias veces a lo largo de l anoche y obliga a sus sufridos padres a acudir un sinfín de veces a calmar sus llantos.

Se puede hablar de insomnio infantil por malos hábitos si entre los seis meses y los cinco años de edad el niño no es capaz de:
  • Acostarse sin llorar. 
  • Conciliar el sueño por si mismo.
  • Dormir entre 10 y 11 horas seguidas. 
  • Hacerlo en su habitación prácticamente a oscuras. 
Estos datos no deben asustar a nadie. Quien crea que su hijo sufre insomnio debe buscar ayudar: pensar que el problema se solucionará por sí solo es un error que puede dificultar el tratamiento y la solución.

FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)