lunes, 4 de agosto de 2014

ARTÍCULO | Las emociones

Fuente Imagen | Banco imágenes INTEF
Una emoción es un estado del organismo que se caracteriza por una excitación o perturbación que predispone a una determinada respuesta. Su duración es, generalmente, de unos segundos. En palabras de Daniel Goleman, las emociones "son impulsos para actuar, planes instantáneos para enfrentarnos a la vida que la evolución nos ha inculcado".

Es importante diferenciar el concepto de emoción de los siguientes términos: 
  • Sentimiento: es mucho más duradero que la emoción y su intensidad es menor. El sentimiento nos lleva a actuar de una forma más o menos estable ante los acontecimientos. En él influye el pensamiento, que hace de filtro. Si la persona filtra los sentimientos con pensamientos positivos, se produce una mayor sensación de bienestar. 
  • Estado de ánimo: es el estado de humor, tiene mayor duración que la emoción y en él influye la percepción que la persona tiene del entorno que la rodea. Se puede hablar, por ejemplo, de estado de ánimo depresivo, ansioso, etcétera. 
Podemos definir las emociones utilizando las tres áreas fundamentales de todo comportamiento: 
  • Área fisiológica. Toda emoción genera una respuesta fisiológica en aquella persona que la sufre; por ejemplo, cambios en el ritmo cardíaco, tensión muscular o sudoración.
  • Área motora. Cualquier emoción provoca cambios visibles, sobre todo en la cara. Cada emoción tiene una expresión facial concreta. Mucho se ha estudiado sobre la universalidad de las emociones y muchas han sido las investigaciones realizadas sobre ellas, llegando a la conclusión de que existen emociones básicas, que se expresan de igual forma con independencia de las diferencias culturales; por ejemplo, una persona que vive en China expresa los mismos cambios faciales ante la alegría que una persona que vive en España. 
  • Área cognitiva. Es la interpretación que la persona hace de determinada situación y que general cierta emoción. Ante una misma situación se producen emociones distintas en las personas, porque es la interpretación que hacemos de los hechos lo que nos perturba, no el hecho en sí. Por ejemplo, ante el hecho de suspender un examen, dos niños pueden pensar: 
    • "Cuando se enteren mis padres, me van a castigar y no voy a montar en bicicleta durante un mes". Este niño tendrá miedo de comunicarlo en casa; incluso puede que evite decirlo. Estamos ante un tipo de interpretación que invita a huir, no a superarse. 
    • "Bueno, no he estudiado lo suficiente; seguro que mis padres, aunque se disgusten, me ayudarán para que la próxima vez no ocurra". Esta interpretación invita a superar los fracasos. 
FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)