martes, 5 de agosto de 2014

DIVULGACIÓN | La buena tierra

Fuente | Banco imágenes INTEF
Esta mañana Kazino y su hermano han salido de casa temprano, pero han pasado un buen rato buscando una pradera donde paciera el rebaño. En este momento Kazino aparta de un manotazo las moscas que mortifican sus ojos y entrecerrándolos mira el sol. Es hora de reunir el ganado.
Divisa a lo lejos alguna fiera y agarra con fuerza el cayado que empuña. Quién sabe si esta noche los animales salvajes atacarán al rebaño.
Kazino es un muchacho masai que vive con su tribu en un poblado de Tanzania, África.
En el centro de la aldea hay un aprisco donde de noche se encierra el ganado.
Los masai, para alimentarse, no cazan ni cultivan la tierra. Viven de la carne, leche y sangre que obtienen de sus rebaños. Sin pastos, el ganado moriría de hambre, y sin ganado, los masai perecerían. Por este motivo, los masai dependen de la tierra para subsistir.

En cierto modo, todos dependemos de las riquezas de la tierra y todos trabajamos con ellas. La tierra alimenta toda clase de animales: gallinas, cerdos, cabras, vacas y ovejas; la tierra posee árboles que producen madera y caucho, y guarda en su interior tesoros como el petróleo. Permite también que germinen las simientes y fructifiquen las cosechas. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)