lunes, 22 de septiembre de 2014

ARTÍCULO | Qué hacer con las rabietas

Fuente Imagen | edukame.com
Las rabietas son una conducta típica de los niños de dos y tres años. Es entonces cuando hay que ponerles solución. Si un niño le pide a su madre en el supermercado que le compre una piruleta y su madre le dice que no, es probable que se ponga a llorar, incluso que se tire al suelo y empiece a patalear. Si con esta conducta se sale con la suya, aprenderá que cuando su madre dice que no, lo que hay que hacer es insistir e intensificar la conducta.

En cambio, si el niño entiende que no obtiene atención mediante las rabietas, el comportamiento cesará, ya que dejará de considerarlo útil. Pero esto requiere mucha constancia por parte de los padres.

Éstos son los pasos a seguir cuando el niño tenga una rabieta, desde que empiece a llorar, gritar, arrojar objetos, insultar o a mantener una conducta indeseada:
  1. Ignorar la conducta y continuar con lo que se estaba haciendo o iniciar una nueva tarea. 
  2. Expresarle en primera persona el efecto que provoca su actitud: "Me estoy enfadando mucho". 
  3. Utilizar palabras clave o frases cortas, como: "Basta" o "Se acabó". 
  4. Decirle tranquilamente al niño que no va a conseguir lo que quiere: "Lo siento, no voy a comprarte chucherías". 
  5. Añadir con firmeza cuál es el comportamiento que se espera de él: "Cuando te tranquilices y dejes de llorar, te atiendo". 
  6. Retirarse de la situación y darle al niño un tiempo para que reflexione (un minuto por cada año del niño). 

Pasado el tiempo de reflexión:
  • Si no se le ha pasado, repetir los pasos cuarto y quinto aumentando el tiempo de reflexión.
  • Si se le ha pasado, reforzar la conducta: "Cómo me gusta que estés así, tranquilo,  y que podamos seguir comprando"
Ante una rabieta es muy importante no perder los nervios ni gritar. Los adultos son los encargados de calmar la situación tensa mostrándole al niño la actitud válida a la hora de afrontar conflictos. Por eso es importante mantener un tono de voz tranquilo y bajo, pero firme.

FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

1 comentarios :

¡Muchas gracias por los consejos! Con 25 nenes y nenas en la clase y alguien disruptivo se torna difícil, pero ¡hay que tener paciencia!
Saludos

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)