martes, 23 de septiembre de 2014

DIVULGACIÓN | Las inundaciones

Fuente Imagen | Banco imágenes INTEF
La lluvia cae sin cesar durante horas. El río comienza a fluir más deprisa a medida que crece el nivel de sus aguas. Finalmente, el caudaloso río rompe sus barreras e inunda las tierras que lo limitan.
Cuando un terreno habitualmente seco se cubre de agua, decimos que se ha inundado. Una zona habitada, al inundarse inesperadamente, puede experimentar grandes desgracias.
Algunos ríos se desbordan periódicamente, y los vecinos se aseguran de que casas y edificios se construyan sólidamente para que no se los lleve la riada, o bien elevan el nivel de las riberas para contener el caudal del río.
Pero existen otros ríos más peligrosos que se desbordan inesperadamente. Eso suele ocurrir en lugares montañosos. En primavera empieza  a derretirse la nieve y el huelo de los picos de las montañas, aumentando el caudal de los arroyos y haciendo que fluyan más deprisa. Si además llueve torrencialmente, un inmenso alud de agua se desliza por las laderas y apenas queda tiempo de advertir a la gente que se avecina una riada.
Muchas veces, estas riadas torrenciales se saldan con la pérdida de vidas humanas.
Cuando la inundación es provocada por el mar se llama inundación costera. Un violento temporal acompañado de fuertes vientos se abate sobre el mar, y levanta olas inmensas que se precipitan sobre la playa y la tierra. Estas inundaciones se producen cuando el temporal sobre la costa coincide con la marea alta. 

1 comentarios :

Gracias por la información, Óscar. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)