lunes, 22 de diciembre de 2014

ARTÍCULO | La empatía en los niños

Fuente Imagen | bebefeliz.com
La empatía es la capacidad para entender las emociones de los demás, para escucharles y ayudarles.

El primer paso para que la empatía pueda desarrollarse es entenderse a uno mismo y conocer sus propias emociones. De esta forma podrá reconocer las emociones de los demás y saber por lo que están pasando, con el fin de comprender lo que les ocurre.

La empatía es un rasgo fundamental para establecer relaciones sociales exitosas. Cuando un amigo nos está contando que se siente triste porque no se habla con su hermano, desea que entendamos sus motivos, que sepamos cómo se siente. Quienes no demuestran empatía en sus relaciones sociales suelen ser considerados fríos y socialmente insensibles.

Demostrar empatía no supone sufrir como está sufriendo el otro, sino entender su sufrimiento y, en muchas ocasiones, hacerle ver que nosotros en su lugar tendríamos el mismo sentimiento. Tampoco significa estar de acuerdo con él, ni abandonar nuestras creencias para asumir las suyas. No  hay que juzgar las decisiones de la otra persona, sino escuchar los motivos que le llevaron a tomarlas y evaluar las actuaciones realizadas, nunca las emociones que las motivaron.

La empatía va desarrollándose a medida que el niño va madurando. Podemos hablar de diferentes fases:

  • Con un año los bebés suelen darse la vuelta  para ver a otro bebé llorando. 
  • Entre el primer y segundo año de vida entienden que la pena ajena no es la suya, pero intentan minimizar la tristeza del otro.
  • A partir de los seis años tienen la capacidad de ver la perspectiva de la otra persona y actuar en consecuencia. 
  • Entre los 10 y los 12 años su empatía va más allá de las personas próximas de su entorno familiar: se extiende a noticias que oyen o situaciones que conocen. 
FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)