lunes, 13 de abril de 2015

ARTÍCULO | La creatividad y el pensamiento divergente

Fuente imagen | Banco de recursos e imágenes INTEF

Guilford, utilizando técnicas combinatorias, elaboró y nos h legado un modelo teórico de la estructura de la inteligencia, en el que explica que la mente está construida por 20 factores, agrupados en dos categorías:

Dentro de las operaciones de la mente (conocer, memoria, producción divergente, producción convergente y evaluación) señala que la creatividad aparece ligada al pensamiento divergente; este es el característico de la conducta creativa, no así el convergente.

¿En qué se diferencia estos dos tipos de pensamiento?

El pensamiento convergente según la definición de Guilford, es "el proceso intelectual que el organismo realiza sobre una información dada para producir una información determinada por la primera información".

Son propias de este pensamiento las operaciones verbales, analíticas, abstractas y temporales.

El pensamiento divergente es, también según Guilford "el proceso intelectual que el organismo realiza a partir de una información dada tendente a producir vanidad y cantidad de información partiendo de la misma fuente".

Son propias de este pensamiento las funciones divergentes, las funciones espaciales, analógicas, creativas y estéticas.

En este tipo de pensamiento, no hay respuesta correcta ni incorrecta, ni una única respuesta posible.

La clave para conseguir una persona creativa es cuidar el desarrollo del pensamiento divergente en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El éxito se logrará cuando el niño no haga una repetición de lo que percibe, sino que sea capaz de elaborar y de transformar aquello en otra realidad, dándole un toque personal.

Toda persona es creativa por naturaleza y, por tanto ese deseo de crear es universal, aunque se trata de una conducta que debe ser aprendida, pues no surge de manera espontánea. La creatividad está en todos y bastaría dejar al niño para que se exprese en plenitud. Como dice Read: "Todos tienen la posibilidad y la necesidad de ser creadores".

Por el contrario, varios autores han comprobado que la creatividad de los niños disminuye con los años de escolaridad, debido a que no se refuerza el pensamiento divergente, ni las conductas creativas, pues las exigencias de los programas escolares fácilmente se orientan hacia el pensamiento convergente.

Es necesario que la educación cambie y que los educadores sean verdaderos impulsores de la escuela creativa.

1 comentarios :

Un artículo muy interesante,Óscar. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)