lunes, 6 de abril de 2015

ARTÍCULOS | Los cuentos y su valor educativo

Fuente imagen | Banco imágenes y recursos INTEF
El cuento folklórico infantil o que los niños han hecho suyo podría definirse de este modo: una serie simple, lineal y breve de incidentes, que si tienen escenarios, apenas son descritos, cuyos personajes escasamente caracterizado ejecutan una única e ininterrumpida hilación de actos, con un final imprevisto aunque adecuado al desenlace de los hechos. 

Un conjunto de cualidades con valor educativo justifican la utilización del cuento en la escuela infantil. 
  • Los cuentos infantiles hacen nacer y desarrollan la sensibilidad hacia la belleza y la expresión de esta, al ofrecer un cauce a la imaginación, la cual, por tender a la acción, con el enriquecimiento del lenguaje brindará al niño mayor oportunidad de traducir sus fantasías en palabras. 
  • Los cuentos preparan para la vida. Pues contribuyen al almacenamiento de ideas y sentimientos que más tarde han de colorear las sombras del vivir ordinario facilitando el cumplimiento de obligaciones difíciles y aburridas al colorearlas: con un tinte maravilloso e idealista. 
  • Facilitan la estructuración temporal en la mente infantil, mediante la comprensión de la simultaneaidad y de la sucesión ordenada de hechos consecuentes en el tiempo. 
  • Llena la necesidad de simpatía y educan la sensibilidad. Pues el niño goza al descubrir en los otros un poco de sí mismo. Esto pertenece a su egocentrismo, por así empieza a comprender a los demás. No conoce, por experiencia propia, ciertos sufrimientos -existen niños que no gozan de ventajas que él disfruta (huérfanos, pobres, etc.)- y a los que él deberá ayudar en el futuro. 
  • Satisfacen su ansia de acción. El niño, por su inferioridad física y por el proteccionismo de los padres y educadores no puede llevar a cabo cuanto desea. Por otra parte, casi nunca se cuida de presentarle como maravillosas y entusiasmantes sus actividades de cada día. 
  • Proporcionan un medio de conocer a los niños. No todos prefieren el mismo tipo de cuentos. Los más imaginativos gustan de cualquier relato con tal de que les proporcione una cabalgata fantástica y no necesitan de pormenores extraordinarios para maravillarse. 
  • El cuento es un medio físico sencillo y eficaz de establecer una corriente de afecto y confianza entre el narrador y su auditorio. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)