viernes, 8 de mayo de 2015

ESTUDIANTES DE MAGISTERIO | ¿Cómo enseñar a sumar y restar?


En el colegio los alumnos de primer ciclo de primaria e incluso de infantil tienen que trabajar las dos operaciones básicas de la suma  y la resta. Para que los niños adquieran agilidad y soltura en su realización existen muchísimos recursos, pero el más común es el que vamos a comentar que hace de la resolución de estas operaciones algo mucho más concreto y que puede realizarse incluso en casa.

SUMAS 

Para sumas de un solo dígito (2+2=4) siempre formulamos así:

"Si tengo 3 caramelos y me regalan 4. ¿Cuántos caramelos tenemos ahora?"

Los alumnos se ayudan al principio de objetos y elementos que agrupan y van uniendo: lápices, bolitas, dedos... la técnica más habitual es poner tres dedos en una mano y cuatro en otra y al final juntar todas para saber lo que suman.

Este es el procedimiento para sumar pero cuando el alumno avanza en la adquisición de la operación es necesario que piense un poco y que comience a hacerlo de cabeza.

"Vamos siendo mayores y tenemos que pensar un poco. Si a 4 le quiero sumar 3... ¿por qué vuelvo a contar el número 4 desde el principio? Si ya sé que hay 4 no los cuento, ya están contados, le añado al 4 el otro número que es el 3"

Se puede hacer diciendo "El 4 con la boca y el 3 en la mano" y que el alumno cuente 5, 6 y 7. La respuesta es siete.
A mí personalmente me gusta más la fórmula "4 en la cabeza y 3 en la mano" y vamos contando. De esta manera el alumno se acostumbra a retener un sumando en la cabeza.

Generalizando con cualquier suma podemos decir que...
  • Tenemos la suma 12+3 = ...... pensamos cuál de los dos números es mayor, el 12, pues el 12 nos lo ponemos figuradamente en la boca y en los dedos ponemos 3. Empezamos a sumar. 13, 14 y 15. La respuesta es 15.
  • Tenemos la suma 8+2 = .... pensamos cuál de los dos números en más grande, el 8, pues el ocho me lo pongo en la boca y el dos en la mano. Empezamos a sumar. 9 y 10. La respuesta es 10.

RESTAS

Vemos que existe una forma mucho más eficaz y rápida de hacer las sumas. No es necesario contar los dos sumandos, solo uno de ellos. Si no hay un número claramente más grande que el otro, podemos ponernos en la cabeza el primero y en la mano el segundo. Veremos cómo hay niños que empiezan a hacerlo mentalmente con gran agilidad.

Si acostumbramos a los niños durante la mayor parte del curso de primero a realizar las sumas de la misma forma, cuando lleguen a las restas con llevadas algunos de ellos van a presentar problemas. Vamos a ver cómo afrontar las restas y calcular la diferencia entre dos números de una forma más adecuada para adquirir una técnica que evite problemas en el futuro.
  • Tenemos la resta 9-3=.... Ya no queremos poner 9 cosas y quitarle 3 para ver cuántas nos quedan.Vemos que es más fácil intentar empezar en el 3 y saber cuántos números faltan para llegar a 9, que es precisamente la diferencia entre los dos. Así que me pongo el 3 en la boca y empiezo a contar hasta el nueve. 4, 5, 6, 7, 8 y 9. La respuesta es 6
  • Tenemos la resta 5-2=....Nos ponemos el 2 en la boca y contamos hasta llegar hasta el cinco. 3, 4 y 5. La respuesta es 3.
Como las restas con llevadas no se trabajan hasta segundo, los alumnos están afianzando durante todo un año que al número de arriba hay que quitarle el de abajo, la mayoría de ellos lo hace ya mentalmente. Cuando llegan a segundo y empiezan a realizar restas con llevadas, 24-18= y ven que no pueden quitarle a 4, el número 8, empiezan muchos de ellos a tener problemas, bloqueos mentales que contradicen lo que tienen afianzado, por lo que le dan la vuelta a los números y restan a 8 el 4.. 

Evidentemente se explica en segundo todo el procedimiento de las decenas, y de pedir prestada una decena cuando las unidades no son suficientes pero muchos niños fallan.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)