lunes, 12 de octubre de 2015

ARTÍCULO | Las 8 funciones ejecutivas clave

Fuente Imagen | Banco imágenes y recursos INTEF
Las funciones ejecutivas clave son procesos cognitivos de alto nivel que nos permitirán asociar ideas, movimientos y otros elementos referenciales para realizar tareas más complejas. Sin estas funciones, la realización de la tarea con será eficaz y nuestros planes y metas no se cumplirán como esperábamos.

Los niños pueden presentar problemas con estas funciones y esto repercute en una serie de habilidades que se ven afectadas. Vamos a ir viendo una por una cada una de las 8 funciones, cómo se definen y cómo se manifiestan.

La primera de ellas es el control de impulsos. Esta habilidad ayuda a los niños a pensar antes de actuar, los niños con un débil control impulsivo pueden realizar actos inapropiados, por ello son más propensos a involucrarse en conductas de riesgo.

El control emocional ayuda a los niños a mantener sus sentimientos bajo control. Los niños que tienen un control escaso de sus emociones o una dificultad para gestionarlas a menudo reaccionan de forma exagerada. Pueden tener dificultades para enfrentar la crítica y la reorganización cuando va mal.

El pensamiento flexible permite a los niños adaptarse a lo inesperado. Las situaciones inesperadas que surgen a cualquier niño que no se adapte a ellas, puede hacer que se frustre si se les pide pensar en algo desde un ángulo diferente.

La memoria de trabajo ayuda a mantener en información clave en la mente. Los niños con déficits en esta habilidad presentan dificultad para recordar datos tales como direcciones, incluso si han tomado notas o las repiten varias veces.

El autocontrol es muy importante pues permite evaluar a los niños el impacto de sus acciones en el mundo. Los niños con débiles habilidades de control pueden presentar problemas con las malas calificaciones o realimentaciones negativas.

La planificación y priorización ayuda a los niños a decidir sobre un objeto y un plan para llevarlo a cabo. Los niños con estas habilidades débiles no pueden diferenciar que partes de un proyecto son más importantes.

La iniciación a la tarea es la habilidad que ayuda a los niños a "ponerse manos a la obra" e iniciar las tareas necesarias para alcanzar su objetivo. Los niños que tienen débiles habilidades de iniciación de tareas pueden congelarse porque no tienen idea de por donde empezar.

Por último tenemos la organización, esta habilidad permite a los niños mantener la trayectoria a seguir tanto física como mental para llegar a un objetivo. Los niños con débiles habilidades de organización pueden perder fácilmente el rumbo de su pensamiento, al igual que algunos objetos como celulares, tareas...

Fuente | Understood.org y Actualidad en Piscología


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)