martes, 17 de febrero de 2015

DIVULGACIÓN | La grulla cantora

Fuente imagen | Banco imágenes INTEF

El fuerte grito de la grulla resuena en el aire como la llamada de una trompeta. Es primavera y estas grandes aves alzan el vuelo para iniciar su largo viaje hacia el norte.
En invierno, las grullas cantoras viven en un lugar pantanoso de las costas de Texas, en los Estados Unidos de América. En primavera, toda la bandada vuela hacia una lejana zona del Canadá. Pasan el verano en un lugar húmedo y pantanoso, parecido al de Texas. Allí las grullas se aparean, construyen sus nidos y ponen e incuban sus huevos. En otoño, vuelan hacia el sur, de regreso a Texas.
Esta grulla es un ave grande, muy grande. Es el ave más alta de América del Norte; a veces mide más de un metro y medio de altura. Vadea las aguas sobre sus largas patas, en busca de alimento. Come ranas, cangrejos de río y otros crustáceos, serpientes, muchos tipos de insectos y varias clases de plantas.
Hace poco más de cincuenta años, los científicos creyeron que las grullas cantoras se habían extinguido. Su hábitat había sido destruido para construir carreteras y casas. Las aves habían sido cazadas y los coleccionistas de huevos acabaron con sus nidos.

Pero entonces se descubrieron dieciocho grullas. Las dieciocho últimas. Las aves fueron cuidadosamente protegidas y su número ha aumentado. Ahora hay poco menos de un centenar de estas hermosas aves. Aún falta mucho para que se puedan considerar salvadas, pero hay algunas esperanzas. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)