lunes, 12 de enero de 2015

ARTÍCULO | La selección de materiales didácticos

Fuente imagen | Bnaco imágenes y recursos INTEF
¿Qué medios didácticos son los mejores? ¿Qué recursos en concreto son los idóneos para un tipo de contenidos u otros? Ante la gran cantidad de posibilidades que existen, ¿cuáles escoger preferentemente?, ¿qué enseña mejor? Si bien no tenemos una respuesta clara para estas preguntas, sí podemos afirmar que no existe un medio más eficaz que otro como facilitador del aprendizaje.
Ante estas cuestiones no hay recetas concretas y, la variabilidad de contexto así como de docentes y alumnos es tan amplia que, el primer error en la selección de medios sería dar una respuesta definitiva a estas cuestiones.

Frente a la línea tradicional en la que se comparan los diferentes medios de manera directa, aparecen nuevas perspectivas en las que se aborda el tema de la selección de manera más contextual, analizando no sólo los distintos recursos, sino las variables que los hacen más o menos eficaces. Por ejemplo: el análisis de contextos donde los medios se insertan y cómo pueden ser modulados por docentes y alumnos, estrategias concretas de utilización en función de determinadas características y habilidades del alumnado, objetivos que se persiguen, creencias y actitudes que el profesor tiene sobre los medios, etc.

La idea general de esa perspectiva sería que no hay unos medios mejores que otros per se. Los medios se usan en determinados contexto y será en ese contexto en el que se justifique su razón de ser.

De esta forma, utilizar la última tecnología, por ejemplo, en nuestros cursos, no asegura a priori una mayor calidad de nuestra formación. El formador es responsable de que la introducción de los medios en el aula se haga de manera eficiente. Por ello es importante tener en cuenta, la introducción de los medios y recursos didácticos en contextos formativos, no debe consistir en una mera integración física de aparatos e instrumentos tecnológicos, sino que debe suponer un verdadero cambio e innovación en los actos de formación.

Para que esto sea posible, es un requisito primordial que el formador analice los medios y los evalúe para seleccionar los más adecuados y coherentes con su propuesta de formación.
Existen tres criterios claves que el formador debe tener en cuenta en la elaboración y selección de los materiales didácticos:

  • Los contenidos que se desean transmitir; según sea la naturaleza de los contenidos, serán más factibles de poder ser transmitidos por unos u otros medios. 
  • Los objetivos perseguidos; ya que toda selección de medios y estrategia de enseñanza debe realizarse en función de estos. Dependiendo de lo que pretendamos; que el alumno practique, que aprendan nuevos contenidos, que realice alguna actividad, etc., será más adecuado el uso de unos recursos u otros. 
  • Las características de los destinatarios, sus necesidades, edad, características físicas, actitudes ante el medio, estilos de aprendizaje, etc. 

Teniendo en cuenta estos aspectos podremos tomar decisiones acertadas en cuanto a qué materiales utilizar y de qué manea. Además de éstos, existen otros criterios que también debemos tener en cuenta:

  • Coste. Tanto material, como tiempo y esfuerzo necesario para el uso y manejo del medio. 
  • El contexto instruccional, psicológico y físico es un elemento condicionador para la posible insercción del medio.
  • Las posibilidades de intervención sobre el medio por parte de profesores y alumnos, es un elemento a considerar. En la medida de lo posible, es conveniente seleccionar medios que permitan la intervención de profesores y alumnos en la construcción y elaboración de sus mensajes.
  • Las cualidades técnicas, facilidad y versatilidad del medio, deben ser también contempladas; su facilidad de almacenamiento, vida útil, facilidad de transporte, compatibilidad con otros recursos, facilidad de mantenimiento, etc. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)