jueves, 15 de enero de 2015

DIVULGACIÓN | Formando las olas

Fuente imagen | Banco imágenes y recursos INTEF

Por extraño que parezca, la fuerza de las olas es capaz de abatir las más sólidas rocas.

Al pie de un acantilado, el mar va erosionando la roca hasta que se forma una depresión, la cual se va agrandando lentamente hasta que se transforma en una profunda cueva.

Un promontorio es una porción de tierra que se adentra en el mar. A veces, el mar forma cuevas a ambos lados del promontorio, y cuando estas cuevas se unen forman un arco. En ocasiones la parte superior del arco se derrumba, y sólo queda una alta columna rocosa emergiendo del mar.

Los fragmentos de roca que se desprenden son arrastrados por el mar, que los deposita sobre una playa o en aguas poco profundas junto a la costa. Entonces, poco a poco, se forma una lengua de tierra sobre el mar. Cuando la lengua de tierra aparece sobre una bahía, sus aguas quedan prácticamente aisladas del mar y entonces se forma una laguna.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)