jueves, 14 de agosto de 2014

DIVULGACIÓN | En la punta de los dedos

Fuente | Banco imágenes INTEF
Las agujas pinchan. Las manzanas son lisas. El hielo te produce frío. Una almohada es blanda. Notas estas sensaciones diversas porque tienes nervios en la piel. Los nervios de tus dedos están muy juntos. Por eso tus dedos son muy sensibles al tacto.
Imagínate que hace sonar el timbre de una bicicleta durante un día muy caluroso. Algunos de tus nervios te dirán que el timbre está muy caliente. Otros nervios te dirán que es liso. Otros te indicarán si aprietas mucho o poco. E incluso alguno de tus nervios te dirá si el dedo está lastimado.
No todas las partes del cuerpo “sienten” tan bien. Los nervios de tu espalda están más separados que los de las puntas de los dedos. Puedes comprobarlo tocando la espalda de un amigo con la punta de dos lápices. Hasta que los lápices no se separen suficientemente, tu amigo notará un solo pinchazo.
Algunas partes de tu piel tienen más nervios que otras. SI los nervios de las zonas más sensibles, como tus manos y pies, estuvieran tan espaciados como los de tu espalda, tendrías este aspecto.  

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)