jueves, 4 de diciembre de 2014

DIVULGACIÓN | La fiesta de Bon

Fuente | Wikipedia.org
Casi todas las religiones dedican unos días especiales para recordar a sus difuntos. Los budistas del Japón lo hacen el 13 al 15 de julio, durante la Fiesta de Bon.

También se conoce como la Fiesta de los Farolillos. Es la época del año en que el espíritu de los difuntos vuelve a visitar a los vivos. Se limpian las casas y los cementerios. Y la gente compra alimentos, incienso y adornos en mercados especiales para la fiesta.

En los hogares, las familias decoran un pequeño altar sobre el que se coloca comida para los espíritus. La primera noche se coloca un farolillo encendido en la puerta para dar la bienvenida a los espíritus. Después la familia va al cementerio. Colocan comida y farolillos encendidos sobre las tumbas e invitan a las almas a unirse con ellos. El aroma del incienso llena el aire.

Durante los dos días siguientes, mientras, según se dice, los espíritus están de visita, las familias pueden recibir invitados. Y además la gente se hace regalos. El último día se ofrecen albóndigas de arroz para que los espíritus las coman en su viaje de regreso.

Esa noche, las familias que viven cerca del agua se reúnen para decir adiós a los espíritus.
Se encienden farolillos de papel que se colocan sobre unas pequeñas balsas de madera.
Después las echan al agua y observan cómo se deslizan lentamente hacia la oscuridad. Los
espíritus viajan de regreso al otro mundo.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)