jueves, 9 de enero de 2014

DIVULGACIÓN | Estrellas fugaces

Fuente Imagen | Banco imágenes INTEF
Una gran masa de roca y metal, esto es, un meteorito, atraviesa veloz la negrura del espacio. Lleva millones y millones de años, desde que se formaron los planetas, girando alrededor del Sol. Pero ahora su fin se aproxima.
El meteorito se dirige en línea recta hacia una inmensa esfera azulada: la Tierra.
La gran masa de roca cruza el espacio como un rayo y penetra en la atmósfera terrestre. Casi inmediatamente se pone al rojo vivo. Viaja a tan vertiginosa velocidad que el aire de la Tierra roza con fuerza su superficie. A este roce se le llama fricción. Y es la fricción lo que calienta al meteorito al rojo vivo, igual que se calientan tus manos cuando te las frotas.
La masa de roca pasa del rojo vivo al rojo blanco. Comienzan a arder algunos fragmentos que dejan tras de sí una estela de gases luminosos. Vista desde la Tierra, la gran masa de roca ardiente parece una fina raya brillante que cruza el firmamento, lo que llamamos una estrella fugaz.

Una estrella fugaz es, pues, un meteorito del espacio exterior que penetra en la atmósfera terrestre y que se quema. La mayoría de meteoritos son pequeños y al penetrar en la atmósfera terrestre se queman completamente. Pero, a veces, alguno de mayor tamaño no llega a quemarse del todo y choca contra la superficie de la Tierra. Entonces lo llamamos aerolito. 

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por participar! =)