lunes, 21 de julio de 2014

ARTÍCULO | El papel de los abuelos


A raíz de la incorporación de la mujer al mercado laboral, los abuelos han ido poco a poco ocupando funciones que antiguamente correspondían a los padres. Han pasado de tener un papel lúdico a asumir un rol de educadores.

Actualmente podemos definir dos perfiles de abuelos en función del papel que desempeñan con sus nietos:
  • Los abuelos de fin de semana, es decir, aquellos que se quedan con sus nietos de forma esporádica, debido a determinadas circunstancias de los padres. Suelen entender su papel como algo voluntario y que desean hacer, con agrado y sin vivirlo como una obligación de la que no pueden escapar. 
  • Los abuelos que se convierten en cuidadores de sus nietos por necesidades laborales y económicas de los padres, y que terminan por ejercer la labor de canguros y educadores de forma obligatoria. 
Normalmente se les exige que se comporten de determinada forma con los niños, sin tener en cuenta que se ven obligados a ejercer una papel que ya desarrollan y que a veces incluso les supone una carga.

Algunas pautas útiles para los padres cuando piden la colaboración de los abuelos son:
  • Los abuelos necesitan tiempo para ellos, para sus cosas, aunque en ocasiones puedan parecer absurdas al resto de la familia. Hay que diferenciar entre dejarles a un niño de vez en cuando y hacerlo por norma. 
  • Es importante no convertirse en educadores de los abuelos. Si se está intentando cambiar algún comportamiento del niño, los padres pueden coordinarse con los abuelos y pedirles que sigan una determinada actitud, evitando las exigencias. 
  • Hay que comprender sus limitaciones y tolerar sus defectos. 
  • Asimismo, no hay que dar por hecha su labor y agradecer el esfuerzo que hacen. 
  • Por último, es fundamental escucharles y respetar su forma de pensar, aunque no coincida con la nuestra. 
Los abuelos ya educaron a sus hijos y están para disfrutar de sus nietos. Para ellos es difícil ponerle límites al niño y  terminan por mimarlo, actitud que suele generar grandes conflictos con los padres.

Cuando las circunstancias convierten a los mayores en educadores de los nietos, hay que llegar a un consenso que equilibre esta nueva función sin perder el talante de complicidad que han tenido tradicionalmente, y eso es posible si padres y abuelos dedican tiempo a hablar y consiguen llegar a acuerdos.

FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)