lunes, 28 de julio de 2014

ARTÍCULO | La higiene en los niños



El hábito de la higiene engloba el cuidado del cuerpo -por partes y en su conjunto- y su aspecto, lo cual incluye actos concretos como vestirse y desvestirse.

A la edad de un año, el niño ya empieza a ayudar en la tarea de ponerse la ropa levantando el brazo o la pierna, y lo mismo a la hora de desnudarse. En torno a los dos años es capaz de desvestirse sin ayuda. Entre los dos y los cuatro años puede aprender a dominar las destrezas necesarias para vestirse. Es importante que cuando empiece la educación infantil, a los tres años, el pequeño ya tenga adquiridas destrezas suficientes para vestirse y desvestirse, y haya desarrollado el hábito de hacerlo casi sin ayuda. A los cinco años, la mayoría de los niños pueden vestirse solos, exceptuando la tarea de anudarse los cordones de los zapatos. 

Lavarse las manos y la cara, peinarse o bañarse son destrezas que se van desarrollando poco a poco, en función de la maduración personal de cada niño y de la implicación de los padres en el fomento de su autonomía. 

Habrá que explicar al niño los pasos que puede seguir para frotarse las manos, enjuagarse la boca o secarse la cara. A medida que la dentición se completa y hasta que el niño tenga siete años será necesario apoyar el aprendizaje del cepillado de dientes, aunque el pequeño aprenderá a hacerlo imitando a sus padres y hermanos mayores.

FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)