lunes, 20 de octubre de 2014

ARTÍCULO | Los terrores nocturnos


Es fácil confundir terrores nocturnos y pesadillas, pero las diferencias entre ambos trastornos son significativas. Además, es importante diferenciarlos para aplicar tratamientos adecuados.

Los terrores nocturnos se caracterizan por gritos, movimientos bruscos, sudoración y taquicardia. En la mayoría de los casos, el niño se incorpora y, aunque tenga los ojos abiertos, no se encuentra realmente despierto. Al cabo de unos instantes se duerme con tranquilidad y al despertar no recuerda el suceso.

Se produce en el sueño no REM, generalmente en el primer tercio de la noche. Suelen aparecer e torno a los dos o tres años de edad y cesan de modo espontáneo. Cerca del 3% de los niños los sufren.

Los terroes nocturnos se deben a sueños que se producen durante las fases de sueño profundo, en las que es difícil despertar, no en el sueño REM.

Recomendaciones para reducir la incidencia de los terrores nocturnos o evitar que se produzcan
  • Si el niño está muy cansado a la hora de dormirse, puede aumentar la probabilidad de que aparezcan terrores nocturnos. Es conveniente acostarlo antes de que esté muy cansado. 
  • También está comprobado que los niños con un hábito de sueño inadecuado tienen más probabilidades de sufrir terrores nocturnos que los que tienen un hábito adecuado. 
  • Hay que hacer todo lo posible para que los niños se acuesten tranquilos y sin temores. 
  • En caso de que el niño sufra un terror nocturno, se le puede acariciar para calmarlo y al cabo de unos minutos dormirá con tranquilidad. Si el trastorno se alarga en el tiempo, se debe consultar con un especialista. 
Diferencia entre terrores nocturnos y pesadillas

Terrores nocturnos
  • Sueño aterrador tras el cual el niño no despierta. 
  • El niño grita, llora y se incorpora alterado, agitado y con los ojos abiertos.
  • El niño está dormido. Por mucho que los padres intentan calmarlo, no disminuye la acción.
  • No reconoce a las personas que hay a su lado, y los mezcla incluso con el sueño. 
  • Presenta sudoración.
  • Al finalizar el episodio, el niño sigue durmiendo tranquilamente.
  • Se produce en el sueño no REM (fases III y IV)
  • Pueden durar hasta 10 minutos. 
Pesadillas
  • Sueño aterrador tras el cual el niño se despierta.
  • El niño se mueve ligeramente y gime poco antes de despertar. 
  • Está despierto cuando los padres llegan a su habitación, recuerda el sueño y cuenta exactamente lo ocurrido. 
  • Al despertar reconoce a todos los que están a su alrededor. 
  • Sin sudoración.
  • Antes de volver a dormirse o a la mañana siguiente el niño recuerda el suceso. 
  • Se produce en el sueño REM. 
  • No duran más de cuatro minutos. 
FUENTE | El manual de Supernnany (2007) Extracto

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)