lunes, 26 de agosto de 2013

ARTÍCULO | Convivir con una nueva pareja



Ante la nueva persona que aparece en la vida del niño surgen varias situaciones:

¿Le dejo que regañe o dé órdenes a mi hijo? Cada casa tiene unos límites y hay que respetarlos. La relación entre la nueva pareja y los hijos es uno de los aspectos fundamentales para la nueva convivencia. Pero su papel no está definido, por lo que tendrá que ganárselo paulatinamente. Pasado un periodo de adaptación donde prevalezcan las situaciones de juego y disfrute, habrá que permitir que la nueva pareja ponga límites y dejar que solucione los conflictos que puedan surgir de su incumplimiento limitándonos a apoyarla.

“¡Quieres más a tu novio/a que a mí”. Hay que permitir la expresión de estos sentimientos, pero no discutirlos ni justificarlos. Los padres tienen amor suficiente para repartirlo entre varias personas. El niño es importantísimo aunque se enfade y lo mejor es demostrárselo con actos; uno de ellos es dejarle que exprese sus sentimientos, aunque oírlo provoque mucho dolor. Luego habrá que buscar huecos para estar a solas con el niño y dedicarle tiempo en exclusividad.


“¡Tú no eres mi padre/madre!” El niño suele decir esto cuando quiere zafase de alguna norma establecida en el nuevo núcleo familiar. La respuesta puede ser: “Por supuesto, ni podría sustituirlo, pero aunque te siente mal y te enfades, hay cosas que, cuando estés conmigo, tienes que cumplir”.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)