lunes, 19 de agosto de 2013

ARTÍCULO | Los trastornos del aprendizaje



Los trastornos del aprendizaje son ciertas dificultades que surgen en una o varias dimensiones académicas, como la lectura, el cálculo o la expresión escrita. El rendimiento que obtiene el pequeño en estas áreas está por debajo de lo esperado para su edad y su etapa de escolaridad. El cociente intelectual de los niños con trastornos de aprendizaje se encuentra dentro de la normalidad.
Estos niños presentan dificultades en la lectura, la ortografía, las matemáticas o la escritura, tienen problemas para seguir instrucciones y distinguir la derecha y la izquierda, y suelen confundir las letras b y d o los números 13 y 31, por ejemplo.
Los trastornos son debidos a ciertas dificultades a la hora de recibir, procesar o comunicar la información.
Se diferencia tres tipos de trastornos de aprendizaje:
  • Trastorno de lectura. El niño lee por debajo del nivel esperado para su edad, su grado escolar o su inteligencia, lo hace muy despacio y tiene dificultades para entender lo que está leyendo. En ocasiones también le cuesta reconocer ciertas palabras o confunde las similares.
  • Trastorno para las matemáticas. El pequeño tiene dificultades relacionadas con los números, como contar, copiar los dígitos correctamente y sin invertirlos, sumar, aprender las tablas de multiplicar, reconocer los signos matemáticos o comprender las operaciones.
  • Trastorno de expresión escrita. El afectado presenta problemas con las habilidades de la escritura, tales como la comprensión de la gramática y la puntuación, la ortografía, la organización de párrafos, la realización de resúmenes o la composición de frases.

Para que se considere un trastorno, las dificultades descritas tienen que interferir de forma significativa en el rendimiento académico o en las actividades cotidianas que exigen estas habilidades. Por tanto, no hay que confundir un simple retraso del niño en la adquisición de alguna de estas destrezas con un verdadero problema.

Entre los diferentes trastornos podemos destacar la dislexia, la discalculia y la disgrafía. La buena noticia es que suelen remitir siempre que se busque el apoyo multidisciplinar adecuado.

FUENTE | El manual de Supernanny. Ed: El Pais, 2007

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)