miércoles, 21 de marzo de 2018

METODOLOGÍA LAPBOOK | Capítulo 2: Plantillas y materiales


Seguimos desgranando qué son los lapbook y hoy vamos a adentrarnos en los tipos de plantillas que podemos encontrar. Ya estuvimos hablando hace algunas semanas sobre qué eran los lapbook y  haciendo una pequeña revisión teórica de lo que podíamos encontrar sobre ellos. Además estuvimos conociendo y sopesando si era posible una metodología lapbook. Te invito a leer el artículo.

Pero hoy nuestro foco lo vamos a poner, como hemos dicho antes, en los materiales y tipos de plantillas que podemos utilizar en este cometido. Al ser una actividad creativa existen múltiples e infinitas opciones para crear plantillas que permitan sintetizar el contenido, pero en este caso he querido hacer una revisión de aquellos artilugios básicos que pueden ayudarnos a despegar. Antes de todo eso es necesario definir, y concretar aquellos términos que vamos a necesitar manejar para seguir comprendiendo mejor esta metodología.


PLANTILLAS Y ARTILUGIOS

Empecemos por el principal y que va a ocupar la atención de este capítulo: las plantillas y los artilugios. En la metodología lapbook una plantilla se define como
el soporte que recoge el patrón, el modelo o el desarrollo del artilugio para poder desarrollar el tratamiento de la información teórica. Pueden contener en ocasiones las instrucciones para el montaje.
Por otro lado el artilugio es el
producto o elemento final obtenido tras realizar el montaje de la plantilla y donde se ve plasmada la información teórica que se trabaja en ese momento. 
Aquí vemos la diferencia: a la izquierda tenemos la plantilla y a la derecha el artilugio ya montado.


Vamos ahora a hablar de las plantillas y lo vamos a hacer refiriéndonos a los tres tipos que podemos encontrar:

  • PLANTILLAS BÁSICAS: que sirven para cualquier tipo de contenido. Se adaptan incluyendo la información deseada y adaptándolas con decoraciones u otros elementos. 
  • PLANTILLAS ADAPTADAS: están diseñadas exclusivamente para un contenido específico. 
  • PLANTILLAS ORGANIZATIVAS: sirven para organizar el cuaderno. 


1. PLANTILLAS BÁSICAS

Vamos a empezar por lo básico, los cimientos de esto, las plantillas básicas. Dentro de las plantillas básicas vamos a encontrar multitud de opciones. Estas plantillas tienen una característica común y es que pueden ser personalizadas para cualquier contenido, en cualquier área, en cualquier circunstancia y en cualquier momento. El éxito de su aplicación depende mucho del criterio que el profesor o maestro tenga para elegir el tipo de plantilla que quiere usar, es decir, es muy importante que esa plantilla se ajuste en fondo y forma al contenido que estamos trabajando en el aula. De nada me vale, por ejemplo, estar trabajando el verbo en presente, pasado y futuro y coger una plantilla de flor con 5 pestañas... ¿qué hacemos con las otras dos? Hay que buscar siempre la efectividad, la estética y la armonía y eso empieza por la elección de la plantilla. 

En las plantillas básicas podemos encontrarnos muchísimos tipos, vamos a ver los más comunes y sus características: 
  • Desplegables: las plantillas desplegables son aquellas que permiten ubicar la información de forma que al tirar de una pestaña inicial todo el contenido es desplegado en forma de tira. Cada una de las caras de la tira puede ser aprovechada para clasificar diversos aspectos de un tema. Por ejemplo son muy recomendables para: listas, características de un elemento, secuencias, líneas temporales, procedimientos para realizar operaciones... Los desplegables pueden tener tantos espacios como se necesiten ya que se doblan en forma de acordeón y el espacio que ocupan en el cuaderno es mínimo. Sí hay que tener en cuenta que para poder realizar una sujeción adecuada y que no se abra constantemente debemos poner un trocito de cinta adhesiva. 
  • Flores: las plantillas de flores son aquellas que como su nombre indican se asemejan a una flor. Cada uno de los pétalos sirve para ubicar un elemento que guarda relación con la parte central. De esta forma tan visual el alumno puede ver cómo se correlacionan los contenidos de los pétalos con el elemento del centro. La flor se mantiene siempre en la libreta cerrada y son los propios pétalos los que sirven de enganche para que no se abran. Esta plantilla puede servir para realizar por ejemplo: operaciones y resultados, combinaciones, características de un elemento, procedimientos, listados... 
  • Bolsillos: las plantillas de bolsillo son un artilugio que permite ubicar dentro de ellas tarjetas con información variada. Si vemos que la información de un tema es extensa y preferimos trabajar el resumen o el esquema podemos siempre guardarlo de una forma atractiva con un bolsillo. El bolsillo se decora por su cara delantera con motivos que guarden relación con el tema y después las pestañas laterales son dobladas para pegarlas sobre las páginas del cuaderno. Son muy útiles para resúmenes, esquemas o textos complejos y difíciles de sintetizar. 
  • Libros: los libros son plantillas que permiten crear pequeños libros dentro del cuaderno. De esta forma podemos incluir la información para que se vayan pasando páginas. A mi juicio es un elemento poco efectivo, porque para ello ya tenemos otras plantillas que pueden hacer esta función, pero puede servir para dar un toque a otros trabajos o hacer algo especial cualquier día. 
  • Listas: las plantillas de listas son las más utilizadas. Son muy visuales y permiten tener recogida la información en un cuadro completo. Las plantillas de listas pueden estar divididas en varias columnas de las que siempre una de ellas tendrá pequeñas pestañas que se moverán en forma de bisagra. Sirven para realizar clasificaciones de elementos, listados y características o también para incluir ejemplos debajo de cada una de las pestañas. Imagina que queremos trabajar las estaciones del año. Utilizaríamos una plantilla de lista de 4 bloques, como la que tenemos abajo. En la columna entera pondríamos el título "Las estaciones del año", adornan, decoran e incluso se puede poner una definición de lo que es una estación del año. En las otras pestañas se ponen las estaciones, cada estación en una pestaña, y debajo de cada pestaña al abrirla (y sobre el cuaderno), el alumno escribe por ejemplo cuando empieza y termina cada estación. De esta forma tan sencilla puede estudiar sin mirar y comprobar si se lo sabe. 
  • Llaveros: los llaveros recogen información en diversas piezas individuales que están conectadas entre sí habitualmente por un fastener o encuadernador de mariposa. Estos artilugios luego pueden ser incluidos o bien en un bolsillo como los que hemos visto anteriormente o con un pequeño hilo a la espiral del cuaderno. 
  • Ruedas: las ruedas son artilugios móviles que se construyen al igual que los llaveros con un fastener en forma de mariposa. Existen muchos tipos, son elaboradas y es necesario dedicarles tiempo, pero su resultado es increíble. 
  • Mapas conceptuales: también hay plantillas para trabajar los mapas conceptuales. Siguiendo la línea de las plantillas de lista, encontramos otras como esta que es un diagrama de Venn que permite trabajar diversos aspectos comunes y diferentes. ¡Muy útiles estas plantillas!




2. PLANTILLAS ORGANIZATIVAS

Cuando empezamos a utilizar la metodología lapbook, el cuaderno llega a convertirse en un elemento fascinante, por ello es necesario tenerlo bien organizado. Yo siempre utilizo algunas plantillas que nos ayudan a estructurar el contenido y los materiales, son Plantillas organizativasEstas plantillas permiten al alumno poder tener organizados los elementos del cuaderno durante la ejecución del mismo y también organizar el contenido que se está creando. Son por ejemplo: índices, bolsillos para guardar plantillas...

Ejemplo de plantilla organizativa para incluir un índice en el cuaderno
En este "Club de ideas" hablamos de los bolsillos para lapbook que servían para guardar las plantillas, y aquí puedes descargar plantillas para realizar tus índices: en A4 y A5.



3. PLANTILLAS ADAPTADAS

En cuanto a las plantillas adaptadas el mundo de posibilidades que se abre es inmenso, por no decir, infinito. Encontramos plantillas de muchísimas cosas. Nosotros en "La Eduteca" casi todas las semanas publicamos plantillas editadas para un tema específico. Estas plantillas ya vienen preajustadas a un contenido concreto, por lo que no pueden ser adaptadas y aprovechadas para otras cosas como son por ejemplo las plantillas básicas. Te invitamos a navegar por nuestra sección de lapbooks para descubrir todas las que tenemos. 

Ejemplo de una plantilla adaptada para los polígonos.
Ya veis que hay infinidad de plantillas y que lo importante de todo esto es la elección que el docente realiza de la plantilla a la hora de ajustarla al tema. Es muy importante que a la hora de elegir tengamos en cuenta:
  1. - Ítems que vamos a exponer en la plantilla. 
  2. - Evitar espacios vacíos. 
  3. - Tener en cuenta el espacio para definir términos. 
  4. - Tener en cuenta espacio para ejemplificar contenidos. 
  5. - Ajustarse al área, la temática y el contexto. 
  6. - Ajustarse a las habilidades de motricidad fina de los alumnos. 
  7. - Entender que es un recurso más y no un sustitutivo de la explicación docente. 
  8. - Debe integrar, sintetizar la teoría y el aprendizaje no desarrollarlo. 


OTROS MATERIALES

Otros materiales que se pueden utilizar para la elaboración de los artilugios son los siguientes: 
  • Encuadernadores: son utilizados fundamentalmente para realizar las plantillas de ruedas. Estos encuadernadores, en concreto los de mariposa, otorgan algo de volumen al cuaderno y hay que utilizarlos solo en casos muy puntuales.
  • Clips metálicos: los clips comunes pueden ser un perfecto aliado para mantener fijos algunos elementos como tarjetas en los bolsillos. 
  • Cinta adhesiva: cuando el pegamento no es suficiente o queremos reforzar una parte de algún artilugio que queda mal unida podemos utilizar cinta adhesiva transparente. 
  • Lápices de colores, ceras y bolígrafos de colores: es aconsejable dejar libertad a los niños con estos tres elementos. En mi caso son los que les dejo para decorar. 
  • Florescentes NO: al igual que les dejo bolígrafos en mi caso, no opto por dejarles utilizar rotuladores florescentes, puesto que disminuye mucho el efecto positivo y creativo del lapbook. Tampoco solemos usar rotuladores comunes porque traspasa, sólo en alguna ocasión para elementos pequeños. 
Hay que tener en cuenta, que siempre debemos utilizar materiales con volumen en momentos puntuales puesto que a medida que el curso avanza el cuaderno va adquiriendo un mayor grosor y materiales como los encuadernadores o clips son los culpables de ello. 

👨‍🔧AUTORÍA: Óscar Alonso      📚LUGAR DE PROCEDENCIA: La Eduteca 

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por participar! =)