lunes, 11 de enero de 2016

ARTÍCULO | Estrategias de pensamiento (II): Diagrama de Venn


El uso del diagrama de Venn como organizador visual da muy buenos resultados para hallar semejanzas y diferencias entre dos términos o ideas que queramos analizar de forma comparativa. 

Este diagrama consta de dos zonas si lo utilizamos con sus dos círculos característicos, si bien, es posible añadir un tercero para disponer de un mayor campo de análisis, en este caso, para comparar hasta tres conceptos diferentes con tres áreas de semejanzas o de intersección. 

En el caso sencillo de dos círculos con un área de intersección, deberemos situar las características de uno de los objetos o ideas que se van a comparar en el primer círculo (situado a la izquierda), las específicas del segundo objeto de la comparación en el segundo círculo (a la derecha), y las características comunes, en la intersección formada por ambos. El uso de colores distintos ayudará a visualizar cada una de las zonas para denominarlas más fácilmente. 


Imaginemos que estamos analizando dos informaciones, dos sistemas del cuerpo humano. Según vamos recibiendo la información de cada uno, la podremos escribir en el lugar que corresponda: si es específico de uno solo de los sistemas, se situará en uno de los dos círculos, y si es característica de los dos, en la intersección de ambos. Antes anotaremos el nombre de cada sistema en la parte superior de cada uno de los círculos. 

Debemos cuidar que la información sea relevante, para que el resultado sea valioso, si bien eso dependerán de la edad, la dificultad del contenido comparado y los propios criterios del profesor. 

La información así procesada por los propios alumnos habrá sido más meditada que si simplemente la hubieran leído, en cuyo caso con probabilidad tenderían a memorizarla, lo cual supondría un pobre ejercicio cognitivo. 

Se recomiendo que los alumnos dispongan de una plantilla impresa para trabajar de forma individual o por equipos. Simultáneamente, puede contarse con uno de mayor tamaño en el aula. Para su utilización pueden idearse diferentes formas. Por ejemplo, escribir aquello que proceda de una puesta en común de todos los equipos, lo que resultará más ágil si cada una de las aportaciones viene escrita en un papel adhesivo, por la facilidad a la hora de cambiar de lugar cualquiera de las anotaciones si, tras el debate correspondiente, se decide que su ubicación inicial no es la correcta. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar! =)